Disfruta de tu libro sin dañar tu cuello

 

En primer lugar, confirma que la luz es suficiente para la lectura. Lo mejor es que el foco de luz provenga de detrás o desde arriba, sin ser excesiva para no deslumbrar ni escasa para no forzar la vista.

Es preferible que leas sentado, en una silla o sillón confortable con la espalda bien apoyada en el respaldo, cadera y rodillas a 90 grados y pies bien afirmados en el suelo. Ayúdate de cojines o almohadas para acomodar tu columna cervical y lumbar.

Coloca el libro en un atril o utiliza un accesorio para tu libro electrónico, de forma que conserves tu mirada horizontal, sin encorvarte. Cuida que tus hombros estén relajados y sin tensiones.

Interrumpe tu lectura cada 45 minutos para darle un descanso a tus músculos ayudándoles con movimientos suaves de cintura escapular, cuello y hombros.

Si decides leer en la cama, ya que por la noche es el momento del día de máxima relajación, extrema tus precauciones en tu postura. Lo ideal sería boca arriba, con el tronco reclinado hacia adelante con la ayuda de una almohada, un cojín bajo las rodillas, otro para sostener el libro de forma que nuestros brazos estén relajados y alguna almohadilla para mantener el cuello en posición fisiológica, nunca encorvado.

Si padeces dolores de espalda, evita leer tanto boca abajo como de lado. No obstante si lo haces boca abajo coloca un cojín bajo tu abdomen y procura no forzar la extensión de tu cuello. Además acorta tus periodos de lectura en esta posición de modo que ni tus músculos ni tus articulaciones se resientan.

Si lees en transporte público, metro, tren o autobús no te descuides. Preferentemente hazlo sentado, en la misma posición anatómica que hemos descrito antes. Elige un libro no muy pesado. Intenta apoyar tu libro o libro electrónico sobre algún bolso o mochila de forma que eleves la altura del libro y la mirada sea lo más horizontal posible, manteniendo tus hombros y cuello relajados.

Blog Menu

Últimos artículos

  • El síndrome de la cintilla iliotibial es una de las lesiones más frecuentes que se producen a...

  • Los medios de comunicación han hecho eco recientemente de las “nuevas armas de tratamiento” que...

  •  Recientemente han sido investigados ciertos métodos fisioterapéuticos que han demostrado ser...

  • La diástasis abdominal es la separación entre los dos rectos del abdomen por distensión en la línea...

  • Cuídate leyendo Muchos dolores de cuello y espalda se producen como consecuencia de leer o...

  • Los gimnasios para mujeres con bebés tiene diferentes beneficios, aunque nosotros resaltamos la...