¿Qué es la "rodilla del corredor"? Recomendaciones y tratamiento para runners Ilicitanos

¿Qué es la cintilla iliotibial?

La cintilla iliotibial forma parte del músculo tensor de la fascia lata, teniendo su origen ubicado en la espina iliaca anterosuperior, y su inserción es a través de la cintilla iliotibial en el cóndilo lateral de la tibia. Su principal función es la Abducción (separación) de la cadera y la estabilización de la rodilla por su cara externa.

El síndrome de la cintilla iliotibial consiste en una irritación en la zona lateral de la rodilla que se produce por fricción entre el tendón de la cintilla iliotibial y el cóndilo lateral del fémur. Un factor muy importante a tener en cuenta es la debilidad muscular de la musculatura abductora de la cadera ya que puede hacer que haya un mayor trabajo del tensor de la fascia lata. El dolor suele aparecer subitamente y de forma aguda a los 10-15 minutos de comenzar a correr, al subir o bajar cuestas o cuando la carga de kilómetros es excesiva. Se acentúa cuando llevamos un ritmo lento debido al aumento del roce.

La sensación que tiene el corredor es la que le están clavando un objeto punzante. Generalmente es incapacitante e impide correr con normalidad, llegando a veces a prolongarse en el tiempo si no se trata correctamente, y a ser un gran problema.

¿Cómo diagnosticamos este síndrome?

  • Realizamos una exploración palpatoria en la zona lateral externa del fémur donde encontraremos un punto doloroso en el cóndilo externo del fémur.
  • Debemos saber si el paciente tiene patologías asociadas tales como: dismetrías, genu varo, debilidad abductores y adductores, pronación del pie, anomalías en el arco plantar, ect. Tratamiento ( Caso real) Paciente que acude a la clínica con un fuerte dolor en la rodilla cuando lleva corriendo 30 o sube cuestas de mucha pendiente.

¿Cuál es el tratamiento que aplicamos?

En una fase inicial realizaremos:

  • Tratamiento de puntos gatillo en la musculatura abductora y adductora de la pierna mediante masoterapia, punción seca, movilización activa asistida de cadera, rodilla y pie y estiramientos.
  • Frío local: en las fases agudas y después de realizar algún esfuerzo, aplicar hielo sobre la zona dolorida ejerce un buen efecto antiinflamatorio.

Después de varias sesiones el paciente, refiere gran mejoría de los síntomas, con incorporación casi total a la rutina de actividad. Llegados a este punto(fase subaguda) realizamos:

  • Ejercicios de propiocepción para miembro inferior y estabilidad lumbopélvica.
  • Ejercicios de potenciación de la musculatura, sobre todo de la musculatura abductora (glúteo menor) para no sobrecargar el tensor de fascia lata.

Al concluir nuestro tratamiento el paciente refiere ausencia total de la sintomatología y completa recuperación funcional.

Consejos de prevención

  • Trata de correr con una zancada más corta pero con mayor cadencia. La rodilla del pie que no apoya, si la zancada es muy larga, se flexiona más de 30º, con lo que se favorece la aparición del síndrome de la cintilla
  • Evita las pendientes hacia abajo.
  • Evita correr en asfalto, o al menos, incluye siempre que puedas entrenamientos en césped o sobre tierra. 
  • Mejora la técnica de braceo y utilizar un calzado adecuado.
  • Evita que mientras corras los pies vayan cruzándose en la línea media. Los pies han de ir paralelos uno respecto al otro.

Blog Menu

Últimos artículos

  • El síndrome de la cintilla iliotibial es una de las lesiones más frecuentes que se producen a...

  • Los medios de comunicación han hecho eco recientemente de las “nuevas armas de tratamiento” que...

  •  Recientemente han sido investigados ciertos métodos fisioterapéuticos que han demostrado ser...

  • La diástasis abdominal es la separación entre los dos rectos del abdomen por distensión en la línea...

  • Cuídate leyendo Muchos dolores de cuello y espalda se producen como consecuencia de leer o...

  • Los gimnasios para mujeres con bebés tiene diferentes beneficios, aunque nosotros resaltamos la...